M1

Joan Miró – Introducción.

(Barcelona, 20 de abril de 1893 – Palma de Mallorca, 25 de diciembre de 1983)

Considerado uno de los máximos representantes del surrealismo, fue un pintor, escultor, grabador y ceramista español, que reflejó en su obra el interés por el subconsciente, lo infantil y su país. Su obra pasa por diferentes etapas, desde influencias fauves, cubistas e impresionistas, pasando por la pintura plana, y la onírica, hasta el surrealismo.

Cuando finaliza sus estudios comienza trabajando de dependiente en una droguería, pero una enfermedad le obliga a volver a Barcelona, donde decide ser pintor, e ingresa en la Academia de Arte dirigida por Francesc D’Assís Galí. Allí conoció las últimas tendencias  europeas y entabló amistad con diferentes artistas del grupo Agrupación Courbet.

   Su primera exposición individual se realizó en      1918,  con diferentes paisajes, naturalezas muertas    y  retratos, que expresaban la influencia del    postimpresionismo, el cubismo y el fauvismo, y su    relación en los colores con Van Gogh, y los paisajes  de Cézanne.

 Nord-Sud es una de las obras  destacadas, por la  mezcla de rasgos de Cézanne,  Juan Gris y Pablo  Picasso.

Durante ese verano abandona los colores      empleados  hasta entonces y cambia las formas    duras por las minuciosas,  observándose así en los    paisajes una gran importancia del dibujo empleado de forma meticulosa.

En 1920 viaja a París, donde conoce a Pablo Gargallo y gracias al cual consigue una exposición en laGalerie La Licorne, que aunque no tuvo ventas, obtuvo buena crítica. En la ciudad contactó con artistas que fundaron el movimiento surrealista, lo que le sirvió para abandonar su época detallista y, como culmen de esa etapa, entre 1921 y 1922 pinta La Masía, que representa la granja de su familia en Mont-roig. En esta obra estudia los detalles profundamente, lo que se conoce como caligrafía mironiana. Posteriormente, Miró produjo obras más etéreas en las que las formas y figuras orgánicas se reducen a puntos, líneas y explosiones de colorido abstractos.

                                                         (La Masía, 1922)

En los años 30 se dedica dedica intensamente al collage, donde sus formas son sin precisión, y después de enganchadas en el soporte deja los bordes al aire y los enlaza con un grafismo.

A partir del año 1960, Miró entró en una nueva etapa , donde se refleja la soltura en la forma de trazar los grafismos; los gruesos trazos son realizados con el color negro, en sus telas se ven goteos de pintura y salpicaduras, aludiendo en sus temas repetidamente a la tierra, el cielo, los pájaros y la mujer y con colores primarios.

                                    (Pintura según un collage; 1933)

Miró realizó también diversas esculturas y tapices, entre las que se pueden citar Mujer y pájaro(escultura, 1982)  o Tapiz Tarragona (1970).

                                                                                                                                                        

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s