M6

Joan Miró.- Relaciones compositivas”:

La obra de Miró destaca, cómo ya se ha dicho en otras ocasiones, por su carácter surrealista, lo que hace que se caracterice por su complejidad en la composición. Dentro de este apartado de relaciones compositivas podríamos decir que el movimiento, la proporción y la tensión son elementos muy presentes en el trabajo de Miró.

El movimiento es una ilusión óptica que depende de la relación de unos elementos con otros. La siguiente obra, “El jardín”, es un buen ejemplo de este elemento. En ella vemos cómo mediante las relaciones entre colores y figuras se consigue una sensación de movimiento. Este se produce por el uso de elementos simétricos y asimétricos, donde tienden a moverse estos últimos, además del empleo de elementos de diferentes tamaños, donde tiende a moverse el más pequeño, y las sombras y diferentes colores, que juegan con la perspectiva y conducen al movimiento.

Otro de los elementos presentes en la obra de Joan Miró es la proporción. Esta es la relación de escala armónica entre sus componentes. Hay diferentes tipos de proporción, entre los que están la sección áurea, la serie de Fibonacci o el modulor. Más que de proporción como tal, para referirse a la obra de Miró habría que hablar de la ausencia de proporción.

En la siguiente obra, “Figur Gegen Rote Sonne II”, se puede ver cómo la cabeza de la mujer representada es mucho más grande que el cuerpo de la misma, y a su vez, el pájaro que vuela por encima de ella es más grande de lo que debería ser en la realidad, si cumpliese las proporciones adecuadas.

Para acabar, tenemos el elemento de la tensión. Esta representa lo inesperado, lo inestable, lo complejo… Focaliza la atención hacia el suceso compositivo ya que genera peso visual, y para percibirla imponemos nuestro esquema de equilibrio. Se dice que un elemento en tensión llama más la atención.

En la tensión se distinguen dos elementos: la nivelación (ausencia de tensión, estabilidad) y el aguzamiento (dislocamiento visual, tensión).

En la siguiente imagen de Miró se percibe muy bien la tensión por aguzamiento. Utilizando también el elemento de la dirección, la composición guía al ojo para que recorra la imagen desde el extremo inferior izquierdo por toda la mano hasta llegar a la parte superior, donde la mano termina fundiéndose con el pequeño cuerpo de un pájaro. Nuestra mirada se centra en ese elemento, y esto se debe a la tensión que genera toda la composición.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s